LA BOLSA DE VALORES. UN POCO DE HISTORIA

Hoy en día, la Bolsa de Valores suena en los oídos de muchas personas. Si bien, para la mayoría son palabras que tienen poco significados, ya que no entienden muy bien, qué es y cómo funciona. En esencia, la Bolsa de Valores es un lugar donde las personas y las empresas comercian con valores como acciones y otros tipos de papeles comerciables. Lo poco que conocen las personas es aquello que han podido ver en película y series. Entendiendo que, es un lugar donde hay mucha tensión y, quienes participan, ganan o pierden grandes sumas de dinero, apostando a una empresa u otra. Pero, el origen de estos recintos, donde se mueven millones de dólares al día, es muy antiguo, iniciándose  de manera incipiente en el siglo XII. En esa época, se permitió a los bancos poder gestionar sus acciones para hacer frente a las deudas que ocasionaban la más importante industria de esos años, la agricultura. La idea tuvo una buena acogida y muy rápidamente se extendió por toda Europa. De esta manera, Pisa, Venecia, Génova, Florencia, Verona y la ciudad de Brujas en Bélgica empezaron a realizar este tipo de operaciones. Muchos historiados sitúan en esta última ciudad como la que originó, en principio, el nacimiento de lo que hoy conocemos como Casas de Bolsa.  Por su parte, la primera sociedad anónima, que crea las acciones como papel de valor dentro de una empresa y que, es el título con el que más se especula en la bolsa, fue creada en Holanda. No referimos a sociedad anónima Compañía de las Indias Orientales Holandesas, en 1602.

LAS BOLSAS DE VALORES EN EL MUNDO DE HOY

Las casas donde se compra y venden acciones y otros títulos de valor, moviendo millones de dólares a diario y que son conocidas hoy por hoy por aparecer en las noticias financieras, nacen unos años más tarde. En 1688 aparece la Bolsa de Londres como producto de la necesidad de financiar un viaje hacía China por el Mar Blanco a la Compañía de Moscovia y el viaje de la East India Company a la India. El alto costo del ambos viajes, obligó a que las compañías se reunieran y pusieran a la venta algunas de sus acciones para obtener el dinero suficiente para cubrir el gasto del viaje, con la promesa, a los compradores, de recibir una parte de los beneficios que se obtuvieran como resultado. Las bolsas de valores también se estaban desarrollando en Alemania. Los orígenes de la Bolsa de Frankfurt se remontan al siglo IX, con el emperador Louis “El Alemán”.

En lo que, se refiere a la tan nombra Bolsa de Nueva York, esta no nace hasta unas cuantas décadas después,  cuando en la esquina de la calle 68 de Wall Street, en la ciudad de Nueva York, se realiza el primer intercambio accionario.